FIRMA LA PETICIÓN

Pídele al gobierno brasileño que prohíba la exportación de animales vivos




Estimado Senador,

Respetuosamente, le solicito que apoye el proyecto de Ley 357/2018 del Senado. Esta iniciativa tiene como objetivo prohibir en Brasil la exportación de animales vivos para su sacrificio.

Acabo de ver perturbadoras imágenes que muestran a animales sacrificados en Medio Oriente. Los trabajadores apuñalan a las vacas, les cortan las patas con cuchillos, las cuelgan de grúas para sacarlas de las embarcaciones y les cortan la garganta mientras aún pueden sentir dolor.

El gobierno brasileño no puede permitir que los animales criados en su país sean confinados en barcos durante semanas y sacrificados en países lejanos donde no cuentan con protección legal.

Como miembro del Congreso, apelo a su poder constitucional y su responsabilidad de proteger a los animales de este sufrimiento inaceptable. Por favor, escuche a la gente y apoye la prohibición de la exportación de animales vivos para su sacrificio.



Un viaje desgarrador

Además del estrés que les causa estar en un ambiente desconocido, el ruido y el constante movimiento de la embarcación, estos animales son sometidos a condiciones extremas de hacinamiento y obligados a permanecer sobre sus propios desechos por semanas.

Cuando llegan a los puertos, enfermos y heridos, estos animales son cruelmente colgados por las patas en grúas que los sacan de los barcos.

Cada año, cientos de miles de animales son confinados en barcos de exportación y transportados por enormes distancias, de granjas industriales en Brasil a mataderos en países lejanos.

Una agonía hasta el final

En mataderos en Medio Oriente, a los animales les cortan las patas con cuchillos, los degollan y dejan que se desangren hasta que mueren, todo esto mientras aún están conscientes y pueden sentir dolor.

La exportación de animales vivos causa un terrible sufrimiento, y tiene que terminar ya.

¡Actúa ahora!